Català | Español | English | Deutsch Buscar
Canal Palma YouTube Canal Ajuntament de Palma twitter Canal Ajuntament de Palma Facebook

Inicio -> La Ciudad -> Historia de la Ciudad

Historia de la Ciudad

La ciudad de Palma

Tradicionalmente se han querido otorgar a Palma unos orígenes prehistóricos, los cuales la arqueología no ha podido corroborar. Lo cierto es que la ciudad nace oficialmente como fundación romana el 123 aC, a manos del general romano Quinto Cecilio Metelo. La calle de San Roque y la calle del Estudio General fueron los antiguos ejes del cardo y decumanus de la ciudad y en su intersección hubo el foro, punto neurálgico de la ciudad romana. Por tanto, el área de esta primera ciudad corresponde al actual barrio de la Almudaina, la cual fue fortificada. Se conserva una puerta de esta muralla: la de la calle de la Almudaina.

El periodo comprendido entre los siglos V y IX es conocido por la historiografía como el de los siglos oscuros. Con todo, de este periodo se tiene documentada la llegada de una comunidad judía en Mallorca, lo permaneció en Palma a lo largo de los períodos sucesivos de la historia de la ciudad.

En el año 902 las Islas Baleares fueron incorporadas en el emirato omeya de Córdoba. En un principio la sociedad andalusí ocupó la ciudad romana, que ahora tomaría el nombre de Madina Mayurqa. En el siglo X se dotó la ciudad de una red hidráulica a partir de la canalización del agua proveniente de una fuente (la fuente de la Villa), a seis kilómetros de los muros de la ciudad. También se construyó un alcázar dentro la Almudaina. La ciudad sufrió un aumento demográfico importante, lo que provocó el crecimiento de la ciudad más allá de las murallas romanas. Por este motivo, a principios del siglo XI se ejecutó un ambicioso proyecto que ensanchó considerablemente la ciudad y la rodean en una nueva muralla. Esta nueva ciudad corresponde a lo que hoy denominamos Ciudad Antigua. En 1114 se produjo la razzia pisanocatalana que destruyó buena parte de la ciudad. Sin embargo, Medina Mayurqa se reconstruyó hasta que en 1229 las tropas del rey Jaime I conquistaron Mallorca.

La conquista de la isla por parte del rey de Aragón significa un antes y un después en la historia de Mallorca y, por extensión, de las Islas Baleares. Es a partir de 1229, con la creación del Reino de Mallorca, cuando se sientan las bases de la sociedad mallorquina actual: la religión, la cultura, las instituciones, las costumbres, la lengua... Medina Mayurqa pasó a denominarse la ciudad de Mallorca. En 1249 se organizó toda la isla a partir de un gran municipio llamado universidad. Las autoridades ejecutivas de este nuevo gobierno fueron denominados jurados. Ya en el siglo XIV, los jurados disfrutaron de un consejo asesor que con el tiempo se convirtió en el Gran y General Consejo. Durante la edad media y la edad moderna la ciudad de Mallorca creció lentamente dentro de sus propios muros. El asalto al barrio judío de 1391, el acoso de los agricultores durante la Revuelta Foránea de 1450 y las Germanías de 1521, en la que agricultores y artesanos se hicieron con el poder del Reino, son los hechos belicosos más destacables, los cuales se pueden añadir episodios puntuales de enfrentamientos entre las diferentes bandos-lo que hoy llamaríamos luchas clánicas-.

En 1715 las tropas borbónicas del rey Felipe V entraron en la ciudad, los jurados de la que se habían declarado a favor del archiduque Carlos. Este hecho provocó la aprobación del Decreto de Nueva Planta, en virtud del cual desaparecían las instituciones civiles que desde el 1229 habían configurado el Reino de Mallorca. Se recuperará el nombre antiguo de Palma, que sustituyó al de la ciudad de Mallorca. Administrativamente la ciudad se organizó a partir del modelo castellano. Se creó el Ayuntamiento de Palma, el cual heredó la casa de los Jurados y del Gran y General Consejo, con su mobiliario, del que destaca especialmente la galería pictórica de los hijos Ilustres de Mallorca.

Durante la Guerra del Francés (1804-1814) Mallorca no fue escenario de ningún campo de batalla, sin embargo esto no quiere decir que en viviera al margen. Palma se convirtió refugio de muchos peninsulares. La ciudad se llenó de gente de todo tipo y condición. A pesar de este repentino incremento de población, Palma siguió creciendo intramuros. Sólo arrabales como Santa Catalina o el Molinar extendían tímidamente. No es hasta 1900 que Palma aprobó el Plan Calvet de urbanismo, a partir del cual la ciudad se ensanchó mucho más allá de sus muros defensivos. En 1902 se inició el derribo de las murallas, con lo cual empezó a ensancharse la ciudad, proceso que sólo se interrumpiría dramáticamente durante los desgraciados años de la Guerra Civil. Hacia la década de los años cincuenta del siglo pasado la industria turística se desarrolló con fuerza y llegó a ser el primer motor de la economía isleña. Cuando a finales de los años setenta se recupera el sistema democrático en España, Palma ya es una capital turística inmersa en un proceso modernizador y se vuelve a producir un importante crecimiento urbano que se ha alargado hasta casi la primera década del siglo XXI.

El cronista de la ciudad
Bartolomé Bestard Cladera

Fecha última modificación:30 de Marzo de 2016


© Ajuntament de Palma Plaça de Cort, 1 . 07001 Palma (Illes Balears) Teléfono: 971225900 - 630308226